La Gastronomía de Málaga

Un mundo por descubrir

La ciudad de Málaga posee una orografía perfecta para abarcar un amplio abanico gastronómico. Con sus calles a ras del mar y rodeada por montañas, su cocina está repleta de pescados, hortalizas y carnes.

La dieta mediterránea, como telón de fondo y los vinos de denominación de origen de Málaga, dan como resultado un atractivo reclamo para turistas que sepan apreciar el buen comer. Los turistas holandeses son una prueba de la buena consideración en la que tienen a nuestra cocina, que además se ha visto impulsada, a la vez, con el desarrollo cultural de la metrópolis.

La propuesta del Muelle Uno

En el Muelle Uno del Puerto de Málaga existen propuestas gastronómicas que no dejan indiferente. El mismísimo cocinero José Carlos García eligió este enclave para abrir su restaurante dotado con una Estrella Michelín. Hemos sabido que cuando no está en su cocina se mueve por la ciudad en bici o patín eléctrico. Y es precisamente en esta zona donde es posible elegir una visita especial de la ciudad, con tours guiados en bicicleta clásica o eléctrica para no dejar de ver ni un rincón interesante de la zona antigua.

Existen rutas culinarias pensadas por chefs y comerciantes locales y diseñadas para hacer las delicias de los visitantes, desde catas de jamón hasta platos extremadamente elaborados y de una calidad sublime. Cocina tradicional perfectamente combinada con la vanguardia que los tiempos requieren para sorprender a los más exigentes paladares.

La propuesta gastronómica de Málaga
La propuesta gastronómica de Málaga

El Centro Histórica y su amplia gastronomía

El Centro Histórico de Málaga aglutina restauración, visitas a museos, la posibilidad de ir de shopping, la gastro experiencia en los mercados de Atarazanas y La Merced para conocer los productos artesanos malagueños y tapas típicas de la región.

Aquí como en cualquier lugar, hay platos para cada estación del año, existen sabrosos guisos, sopas perotas, caldillo de pintarroja, que es un pequeño tiburón de las costas malacitanas, o el famoso plato de los montes para afrontar el invierno y después una ingente cantidad de productos frescos perfectos para hacer frente a un verano caluroso.

Tenemos el archiconocido Gazpacho elaborado sobre todo con tomates de nuestra tierra que se sirve frio, que nos alimenta y nos quita la sed o el ajoblanco, que consiste en una sopa fría de almendra y ajo molido acompañada de trocitos de fruta , normalmente uvas pequeñas.

Y por supuesto no podemos dejar de nombrar los boquerones fritos y los espetos de sardinas a pie de playa, verdadera seña de identidad de la ciudad y sus gentes. De hecho un gentilicio popular llama a los malagueños “boquerones».

Los turistas apuestan por nuestra cultura gastronómica, como parte indispensable de su visita a nuestra tierra.

Málaga abre sus brazos a todos con la mesa puesta y la comida servida.

La propuesta gastronómica de Málaga
La propuesta gastronómica de Málaga
La propuesta gastronómica de Málaga